Voto digital, voto seguro - Noticias y comunicados de empresasNoticias y comunicados de empresas Voto digital, voto seguro - Noticias y comunicados de empresas

Voto digital, voto seguro

Por Julio José Espiña Dapena, Director Desarrollo de Negocio Sector Público, Tecnocom.

“El único sistema seguro es aquél que está apagado en el interior de un bloque de hormigón protegido en una habitación sellada rodeada por guardias armados”, así de contundente se mostró Gene Spafford –experto en seguridad– cuando le preguntaron sobre la seguridad de los sistemas de voto.

Sin llegar a ese extremo, lo que sí es cierto es que a la hora de elegir un sistema de votación es importante al menos conocer los distintos estadios del voto digital. Históricamente, el modelo tradicional consistía en un escrutinio provisional realizado por un equipo humano, que desplazado a la mesa electoral se encargaba de tomar nota sobre papel de los distintos datos generados durante la jornada electoral transmitiéndolos vía teléfono o fax a un centro de recepción de la información electoral. Este modelo aún perdura y convive con el actual escrutinio digital el cual utiliza una aplicación informática que a través de dispositivos electrónicos tales como tabletas, teléfonos inteligentes, ordenadores portátiles, etc. se transmiten los datos a un Centro de Proceso y Consolidación de Datos, donde finalmente se realizan los cálculos de representación en base a la normativa electoral vigente.

Siguiendo un ranking de innovación, el siguiente más avanzado sería el  “Censo Digital”, el cual puede convivir perfectamente con los dos métodos anteriores. Este método tiene la ventaja de identificar electrónicamente al ciudadano (DNI electrónico, huella digital, etc.) para comprobar si realmente está censado. En este caso el ciudadano podría  ejercer su voto en dicha mesa a través de urna física.

El sistema más avanzado y que también podría convivir con cualquiera de los métodos citados anteriormente es el “Voto Electrónico”, que es cien por ciento digital desde la autenticación del ciudadano hasta la emisión del sufragio de manera electrónica. Este método abre distintas alternativas de emisión del sufragio electrónico como por ejemplo los Sistemas DRE (Grabación de Registro Directo) que utilizan un dispositivo de urna electrónica en la misma mesa electoral con dos variantes posibles: una 100% electrónica a través del dispositivo de urna a través de un escaneo inteligente de una papeleta donde se marca la opción u opciones de voto, y la otra el voto por internet donde no es necesario el voto presencial en la mesa.

La principal diferencia entre el modelo tradicional y el electrónico, es la ralentización en  la publicación de los resultados provisionales, que como todos sabemos provoca cierta ansiedad entre la ciudadanía. Otro aspecto que hay que resaltar es que el Sistema Informático de escrutinio digital es tan vulnerable -en mayor o menor medida- a ciberataques como cualquier otro Sistema. Estamos hablando en cualquier caso del escrutinio provisional, que siempre deber ser contrastado con el escrutinio definitivo oficial que realizan las autoridades judiciales a través de las actas recogidas en las mesas electorales. Tampoco hay que olvidar que, incluso en los métodos tradicionales, puede haber manipulación en la transmisión de los datos bien vía telefónica por suplantación de la identidad, o por bloqueos al centro de recepción de la Información utilizando robots telefónicos capaces de emitir millones de llamadas con la finalidad de desbordar las colas y obstruir la transmisión de datos durante la jornada electoral.

Las ventajas del voto electrónico son claras y contundentes si hablamos de rapidez en los escrutinios, ahorro de costes para la administración y comodidad para el elector. En principio no podemos hablar de desventajas, al menos que no se utilicen correctamente los métodos, técnicas y herramientas al implantar el sistema, en cuyo caso se podrían provocar problemas en la seguridad y el manejo de la información electrónica generada.

La seguridad 100% no existe, pero todas las medidas de seguridad puestas en marcha en un proceso electoral digitalizado configuran un entorno con un nivel de seguridad alto. La configuración de las medidas de seguridad se realiza sobre distintas capas. En primer lugar la red local que incluye las instalaciones en el “Centro de Recepción, Cálculo y Consolidación de la Información” se organizan en redes virtuales en función de los servicios a los que tendrán acceso y que serán filtrados por los elementos de seguridad de red. Las conexiones se realizan cableadas, limitando los accesos inalámbricos a zonas controladas en las que se establecerán permisos especiales y se limitará el acceso a servicios y aplicaciones críticas.

Asimismo la seguridad de red  incluye los equipos que proporcionan los servicios locales de protección frente a ataques o intentos de intrusión: filtrado de tráfico (Firewall de próxima generación, NGFW), detección y prevención de intrusiones (IPS), balanceo de tráfico (LB), firewall de Aplicación (WAF, Web Application firewall). Adicionalmente, el operador ofrece un servicio complementario de protección frente a ataques de denegación de servicio distribuidos (DDoS), de forma que este tipo de amenazas sea detenido antes de poder consumir ancho de banda de la conexión entre el CPD y la red pública.

Las medidas de seguridad también afectan a la distribución de contenidos Web accesibles desde Internet (portal de resultados, servicios de consulta de resultados para las aplicaciones móviles, aplicación para consulta y grabación de datos desde dispositivos móviles y aplicación para gestión y seguimiento del proceso electoral), que se despliegan en una red de distribución de contenidos (CDN – Content Distribution Network) con un doble objetivo: liberar de tráfico la conexión entre el CPD y la red pública y añadir una capa de aislamiento adicional entre los usuarios (y posibles atacantes) y los contenidos.

También es importante contar con un acceso seguro desde los dispositivos móviles utilizados para el envío de los contenidos al centro de recogida de información, que se gestionan utilizando un sistema de gestión de dispositivos móviles (MDM – Mobile Device Management) que permite gestionar y controlar -a través de un agente instalado en el propio dispositivo móvil y una plataforma ofrecida por el operador telefónico- estos dispositivos. Con la garantía de que solo los dispositivos que utilizan esta red pueden enviar datos de participación y escrutinio.

La seguridad en el área de plataformado de equipos incluye los equipos utilizados en el Centro de Recepción, Cálculo y Consolidación de la Información, los dispositivos móviles utilizados para el envío de datos desde los locales electorales, así como -en el caso que existan- las mesas habilitadas con equipos para censo digital. Para ello se despliega una maqueta (sistema operativo + aplicaciones necesarias para la jornada electoral) en la que se realizan los ajustes de seguridad pertinentes y se eliminan procesos innecesarios y/o inseguros.

Por último y no menos importante hay que proteger la identificación de extremos, es decir, los equipos situados fuera del centro nacional de difusión que se utilizaron para la manipulación de datos relacionados con el proceso, antes, durante y después de la jornada electoral, que utilizan conexiones cifradas SSL con autenticación de extremos basada en certificados digitales emitidos por una entidad de certificación gestionada en el proyecto. La distribución de estos certificados y de los usuarios y claves a utilizar para acceder a los sistemas se realiza por distintos canales en función del nivel de seguridad, garantizando en todo momento la seguridad de su envío.

Adicionalmente cabe mencionar los casos en los que se utiliza un sistema de votación de registro directo (DRE), en el que se instalan puntos para censo digital y votación electrónica en los locales electorales, en los que se suelen aplicar otras medidas de seguridad. Como por ejemplo, en los equipos utilizados para censo y votación que no están conectados a ninguna red externa y no disponen de puertos accesibles a las personas que acudan al local electoral durante el proceso de votación, o también durante el envío de datos de participación y escrutinio al sistema de recogida de información, el cual  se realiza utilizando mecanismos de seguridad similares a los utilizados para el envío de datos desde dispositivos móviles y mesas administradas electrónicamente.

Estas medidas complementarias también afectan al software utilizado para censo, votación y para la transmisión de datos, es auditado por las autoridades y se hace público para que sea auditado también por los ciudadanos. Durante el proceso y de forma habitual, estos sistemas generan un voto en papel que se deposita automáticamente en una urna o que el ciudadano debe depositar en la urna. Este sistema permite realizar un recuento de papeletas y cotejar el resultado de este recuento con el resultado de la votación electrónica. Para ello se utilizan técnicas criptográficas para la encriptación y descifrado del voto. A través de un sistema de clave pública-privada se permite por una parte encriptar el voto, y por otra proteger mediante secreto compartido la clave privada, la cual permite el acceso a los resultados por parte del grupo de personas que custodia dicho secreto compartido.

En la actualidad, prácticamente la totalidad de los países avanzados del mundo utilizan Sistemas de Información para escrutinio digital en sus procesos electorales, sin embargo la implantación del voto electrónico es mucho más compleja.

En lo que respecta a la legislación española con carácter estatal, no se contempla el uso del voto electrónico. Dentro del estado español, solo la Comunidad Autónoma Vasca cuenta con legislación electoral relativa al voto electrónico, aprobada por el Parlamento Vasco.

En el contexto internacional, sólo siete países permiten el voto electrónico (vinculante y con validez legal) para la elección de sus representantes: Bélgica, Estonia, EEUU, Brasil, Filipinas, India y Venezuela. Otros cinco países lo han prohibido expresamente: Alemania, Finlandia, Holanda, Irlanda y Reino Unido, y en otros muchos esta opción se encuentra en fase de estudio.

En los últimos días, se ha podido leer en prensa diversas noticias preocupantes sobre el posible quebranto en la seguridad de algunos procesos electorales o posibles amenazas al mismo.

Por ejemplo, el caso de las últimas elecciones presidenciales en EEUU, donde se ha demostrado la existencia de una serie de ataques realizados con el objeto de influir en la decisión de los electores americanos, robando información de servidores de diversos organismos públicos y privados, que luego era publicada en Internet a través de canales como wikileaks u otras páginas web.

No se puede considerar que este tipo de ataques haya quebrantado el sistema electrónico usado para el desarrollo del proceso electoral, ya que es previo al mismo y con la finalidad de influir en el elector, pero no de manipular el voto una vez emitido. A día de hoy, no existe prueba alguna de que haya existido un hackeo del sistema informático de emisión y contabilización del voto durante la jornada electoral.

Otro ejemplo es el de Holanda, que, debido a dichos ciberataques, han decidido prescindir del sistema de escrutinio digital y volver al método tradicional de contabilización de votos y envío de datos vía telefónica a un Centro Integral de Recepción de la Información (Holanda fue en su día un país avanzado en la implantación del voto electrónico, pero decidió en el año 2008 volver a métodos más conservadores de contabilización debido a ciertas fallas de seguridad que habían detectado en los sistemas desarrollados).

Es muy probable que en el futuro se incrementen los ciberataques a este tipo de sistemas, que deben ser cada día más robustos para minimizar el impacto de los mismos. Los hackers, con este tipo de ataques, pueden buscar relevancia personal (por el tipo de sistema e información que manejan) o contraprestaciones económicas por parte de agentes externos (estados, corporaciones, etc.) que buscan influencia política o desestabilización en ese ámbito.

Esa influencia se podría dar con carácter previo al evento electoral, con el objetivo de desvelar información que influya en el elector, o bien en la propia manipulación del sistema electoral, aunque en este último punto hay que resaltar que casi siempre se dispone de redundancia en el sistema, gracias a la validez de los resultados que se tiene que dar en el ámbito judicial, lo cual afloraría dichas manipulaciones y como mal menor provocaría la repetición del proceso.

Tecnocom
Anterior

Scope Ratings eleva la calificación crediticia de Tecnocom a “BB+” con perspectiva “Positiva”

Scope Ratings (Scope) anuncia una mejora de la calificación crediticia de Tecnocom desde “BB” a “BB+”. Además, la agencia alemana ... Read more

Nuevo...

Aseguradoras han invertido más de 160 mil millones de euros en el mundo insurtech, en los últimos 5 años

El mundo del seguro vive un proceso de transformación donde la conectividad es el principal factor disruptivo según Tecnocom. En ... Read more